Facebook Twitter Google +1     Admin

RESPONSABILIDAD SOCIAL EN LA INNOVACIÓN TECNOLÓGICA

por adecintel el 11/12/2011 18:59, en ARTICULOS Y ESTUDIOS

20111212000518-soc2.gif

Desde el año 1976, cuando Steve Wozniak construyó el primer microprocesador Apple  para compartir conocimiento, y su fallecido socio Steve Jobs, le imprimiera su visión mercantil, esta herramienta tecnológica no ha parado de actualizarse, incidir en el mundo político, modelar el mundo económico, permear la vida cotidiana, incitar a movimientos sociales y arrastrar elementos conexos de todo orden. 

Al tiempo, bajo el influjo de significativos grupos de investigadores, tecnólogos, filántropos e internautas, el deseo primario de masificar, democratizar y difundir información y  conocimiento, sigue dando la batalla ante el sector de los empresarios interesados en optimizar la industria y el mercado, en busca del beneficio económico.

Con la Internet, el computador personal y últimamente los dispositivos móviles, las nuevas generaciones, las relaciones humanes y la sociedad en su conjunto  cambia o las cambian, dando paso  a una nueva cultura  circunscrita al espacio de la interacción de datos, audio e imágenes en tiempo real, instrumento potencializador de la productividad, la ciencia, la innovación y el arte de instruir, divertir, educar y empoderar, en favor de la acumulación de capital de los tenedores de los medios tecnológicos.

Frente al avance tecnológico empresarial de las telecomunicaciones, definido como  el “conjunto de teorías y de técnicas que permiten el aprovechamiento práctico del conocimiento científico en la producción de instrumentos y procedimientos industriales para intercambio de información”, se erige hoy la innovación tecnológica social, que circunscrita a la información y la comunicación se define como el “conjunto de teorías y de técnicas que permiten el aprovechamiento práctico del conocimiento científico y las nuevas tecnologías en beneficio del bienestar de la humanidad y la realización personal.”

Con la tecnología social, concepto mas apropiado ante la intencionalidad de acercar los avances tecnológicos al objetivo de desarrollo, progreso y bienestar de la humanidad y no únicamente al crecimiento económico, se pone a disposición de la sociedad, los conocimientos y avances científicos, bajo la razón que la ciencia y la innovación facilitan el bienestar social y fomentan el desarrollo de la sociedad en su conjunto.

Ante la revolución de los medios alternativos de comunicación unido a la expansión de las redes sociales, el internet, la movilidad y la replicación de las causas sociales significativas, el mundo prueba alternativas de poder, dirigidas a concretar una nueva forma de vida, donde la simple interacción comunicativa, el ejercicio de la participación, deliberación, veeduría y toma de decisión ciudadana, incitan a un nuevo contrato social.

Sin pretender poner la tecnología como el fin, sus avances deben ser el medio para mejorar los procesos de relación social.  Por medio de la tecnología se debe establecer un valor agregado desde el Estado hacia los ciudadanos y desde los ciudadanos hacia la institucionalidad.

Ese valor agregado debe dar a la gente y al Estado mismo, más que un producto o herramienta de trámite, información o procedimiento;  un servicio, un beneficio que le represente información, conocimiento, aprendizaje; un medio o estrategia que lo acerque y obligue a apropiarse a instancias de proposición, deliberación, participación y toma de decisiones.

La tecnología social debe romper el hielo de las comunicaciones tradicionales en los esquemas de participación y deliberacion, ese es el fin al que se puede llegar con las innovaciones tecnología, hoy asequibles desde todo tipo de PCs, dispositivos móviles, SMS, internet, social media, e-commerce, e-business,  streaming, podcast, e-government y las redes sociales.

El cambio en la forma de inducir contactos, en la relación de la comunicación, en la creación y compartimentalización de contenidos digitales, en la evolución del Usuario - Estado de las tecnologías  al ciudadano - Nación digital, que transita de consumidor a prosumidor,  obliga  una revolución de los medios dirigidos a lograr la evolución de la forma de comunicarnos y de  extender y compartir nuestro conocimiento y compaginarse con la demanda digital Estatal - Ciudadana. 

la Tecnología Social,  hoy un movimiento social espontáneo, diverso, multiétnico, con bases desde la academia y expresión  eminentemente popular,  une a todas las razas y culturas del mundo tras ideales y proyectos sociales, que van más allá de las fronteras políticas, religiosas o el simple fanatismo o modismo, gravitando en torno a las decisiones de Estado.

Como principal eje, la comunicación interactiva,  aplica por la necesidad vital de crear una situación, o un compendio de cosas, distinto del que se vive en la actualidad.

Su finalidad de fomentar el desarrollo,  de hacer algo importante de la tecnología, de sus herramientas y aplicativos, se alinea hacia los fines sociales, pacíficos, en clara  oposición a los fines mercantilistas, estatistas y militares que determinan el actual avance y desarrollo tecnológico en comunicaciones de la humanidad.

Los cibernautas, recreando una nueva escala de valores virtuales,  éticos y sociales, apuntan al espacio de interacción universal, horizontal, abierto, de supra administración, sin intermediarios o voceros, donde todos los miembros de la sociedad, incluido el Estado, son copropietarios del patrimonio social, las redes, la información y el conocimiento.

Si bien la tecnología existe desde que el hombre primitivo pudo controlar el fuego, muy pocas veces ha estado tan cerca de  la manipulación masiva y popular, dado que el dominio, uso y disfrute altamente concentrador, excluyente y segregador,  había sido reservado a una pequeña fracción de la sociedad elitista,  beneficiaria de la ciencia, la innovación y el cambio tecnológico.

Este libre acceso a la información, a la virtualidad y el  conocimiento, actualmente está generando una nueva línea de razonamiento y decisiones populares y estatales, en contraposición al uso comercial indiscriminado, segregacionistas y las aplicaciones bélicas de las complejas tecnologías disponibles.

En el siglo XXI, sobre la banda ancha constituida como la nueva tierra fértil de los medios de producción (C+T+W),  se debe sembrar desde el gobierno para enriquecer a la sociedad, enarbolando las banderas del uso pedagógico de las nuevas tecnologías, integrada a los planes de ciencia e innovación y especialmente de participación ciudadana.