Facebook Twitter Google +1     Admin

REGULACION INTELIGENTE EN TELECOMUNICACIONES:

por adecintel el 17/10/2011 19:03, en ARTICULOS Y ESTUDIOS

20111018005755-ingduignados.gif

Una “Regulación Inteligente para un Mundo en Banda Ancha”(1), fue el tema tratado en el Foro y Simposio mundial de telecomunicaciones, que se realizó  en Armenia, Colombia, el pasado mes de septiembre de 2011, con participación de los directivos de los Organismos Reguladores y líderes mundiales del sector.

Bajo la organización de la Unión Internacional de Telecomunicaciones, UIT, en asocio con la Comisión de Regulación y el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones de Colombia, se concluyó  por parte del Ministro colombiano, Diego Molano, que “la regulación del nuevo Internet no debe ser local, sino global”.

Bajo esta afirmación,  temas como acceso, velocidad, uso, privacidad, redes sociales, seguridad de la información y alianzas público-privadas, serían normatizadas a nivel global, en detrimento de la iniciativa, la inventiva y la autonomía nacional.

El tema, es de total vigencia e inclusive hace parte de la voz de protesta de los “indignados”, jóvenes y ciudadanos que luchan contra lo que se ha denominado “la avaricia corporativa” concentrados en los  movimientos sociales representados por  “Occupy Wall Street”, que paradójicamente se han servido hasta la fecha de la eclosión libertaria de las comunicaciones y el Internet, para posicionar sus dudas sobre las bondades del modelo económico mundial, basados en el lucro, el consumo y la competitividad individualista.

“La regulación Inteligente”, en específico en el acceso y velocidad de Internet,  muy seguramente, será tratado en Cartagena,  en el ya tradicional encuentro del sector de Tecnología organizado por la  CRC, (VI Taller Internacional de Regulación sobre condiciones regulatorias de acceso que promueven el sector TIC),  así como en el Congreso Internacional ANDICOM 2011, (Una mirada Práctica a las tendencias en TIC), como una necesidad imperativa deseada por la sociedad de los operadores trasnacionales, ante la amenaza del riesgo económico mundial, el uso más racional de la sociedad y la disminución de los márgenes de utilidad en mercados consolidados.

En Colombia, el trasfondo, procedencia y las prácticas que encierra el sugestivo apelativo “Regulación Inteligente en banda ancha”, está directamente  relacionado con las estructuras contractuales, administrativas y  regulatorias del distribuido monopolio natural privado que se consolidó desde el cambio de proveedor (Estatal-Privado), los acuerdos previos del gobierno nacional, y como parte de las políticas económicas globales con los operadores de telecomunicaciones.

Un hecho cierto es que en el modelo privatizador del servicio de comunicaciones y acceso a Internet, el establecimiento colombiano  pasó en tiempo record de  ser  un Estado Productor para convertirse en un Estado Regulador. ¿Regulador Proactivo, neutral, pasivo, inteligente... ?.  ¿Regulador para incentivar el ocio, la diversión y el uso elemental de las comunicaciones..?. ¿Regulador para garantizar utilidades exorbitantes a los operadores y una masa de clientes facturadores..?, ¿Regulador para Regular en beneficio de unos y en detrimento de otros..?

Una situación que caracteriza la regulación actual nuestra es que incentiva el consumismo de bienes y servicios de comunicación, en desmedro de la utilización optima creadora de buenos hábitos, cultura, educación, innovación, investigación y productividad, susceptibles de obtenerse a partir de la utilización racional de las nuevas tecnologías en información y comunicaciones.   

Acorde a documentos de la OCDE (1995) la "Regulación" constituye el "instrumento jurídico por  medio del cual las instituciones públicas, a todos los niveles, imponen obligaciones o restricciones al sector privado". Estas restricciones intencionales en la actividad de un sujeto, debe provenir de una entidad que no sea parte directa ni esté involucrada en dicha actividad y cuya intervención debe producir un aumento cualitativo del bienestar de la sociedad, en asocio con la estabilidad del modelo empresarial.

Con la Regulación Económica, recomienda la OCDE, que a partir de restricciones en  materia de precio, cantidades, servicios y barreras a la entrada, salida o movilidad, se mejore en eficacia y eficiencia los mercados. 

Con la Regulación Social, siguiendo las recomendaciones de la OCDE, se busca protejer el medio ambiente, la salubridad, los derechos de los trabajadores, compradores, consumidores y usuarios con relación a comportamientos fraudulentos. Se trata de proteger el bienestar y los derechos de la sociedad en su conjunto.

finalmente recomienda la OCDE, con la Regulación Administrativa, además de la formalidad burocrática gracias a las cuales los poderes públicos intervienen, se informan y direccionan los mercados, se busca el equilibrio entre productores y consumidores (oferta y demanda), en aras de un crecimiento  sostenido, sostenible, incluyente, humano y progresista.

“Regular inteligentemente”, estaría así, definido en ponderar estos tres tipos de intervenciones, en forma simplificada,  armónica y desinteresada,  a fin de obtener resultados concretos. Una regulación inteligentemente acertada se evidencia como fuente de bienestar, satisfacción y crecimiento fiable.

En los primeros años del cambio de modelo de prestación de servicios de comunicaciones en Colombia,  la política antitrust o como se le suele denominar "laissez faire positivo", estructurada sobre la base de priorizar la Regulación Económica, partió de la idea que se debía estimular la competencia en la industria para la apropiación o recambio de las nuevas tecnologías y la masificación de herramientas y servicios tecnológicos.

“Hoy en día, tenemos en el tema de las comunicaciones móviles cobertura superior al 104%, y acceso a internet en teoría en un porcentaje similar vía el Internet móvil”.

“Adicionalmente, con el plan  de expansión por conexión por fibra óptica, que enlazaría a más de  700 municipios en el país en los próximos dos años, se actualizará la red existente, que llega al 63% de la población a través del Internet personalizado o colectivo”.

“En el estudio Búsqueda Online, compra Offline Colombia,  contratado por Google y realizado por la firma D’Alessio, se confirma que los colombianos que cuentan con Internet en su casa dedican más tiempo a navegar en la Red que a ver televisión o escuchar la radio”. 

“En el reciente informe presentado por el Ministerio de Tecnologías, sobre el uso de las TIC en Colombia en 2010, se señala que desde las 4,4 millones de suscripciones de Internet fijo y móvil los más de 28 millones de internautas utilizan el 71% del tiempo en consultas al correo, el 56% al chat, el 48% a redes sociales y el 36% a escuchar música y videos;  frente a solo un 6%, por ejemplo, en producción de contenidos en páginas web o un 8% en actualización de contenidos en blogs”.

Frente a la actual coyuntura se debe pensar inteligente en  construir una nueva regulación que implique también replantear las responsabilidades del estado, los grandes conglomerados y los mismos usuarios,  no sólo como garantes de la transparencia de las decisiones privadas y publica, sino también como soporte fundamental de la equidad, el ahorro y la racionalidad social.

En este sentido, la “regulación inteligente” debe ponderar la "razonabilidad" de las ganancias de los operadores privados, así como los costos, precios, tarifas y planes de expansión de los servicios de banda ancha, en conjunto con la “trasparencia” del ejercicio de la público que incluya reglas de juego claras, y una voluntad política para articular una nueva coalición que incorpore a los usuarios entre los beneficiarios de la reforma del estado y les conmine a utilizar en forma eficiente sus ingresos.

El fomento de la innovación, la iniciativa empresarial, la inversión en investigación estatal y la segmentación del servicio deben contribuir para que la tecnología le llegue a todos los ciudadanos y se convierta en una efectiva herramienta para reducir la pobreza, generar empleo y alcanzar la prosperidad.

A través del uso de las TIC los ciudadanos deben acceder a la sociedad democrática de la información y al conocimiento que les permite la generación de escenarios de productividad social,  económicamente evolucionados.

Gracias a la Internet y a la banda ancha las personas de todo el mundo deben estar en posibilidad de acceder simultáneamente a una multitud de nuevas oportunidades, borrando las barreras de tiempo y distancia, frente a una nueva realidad del mercado y la dinámica transectorial de la banda potenciando la alfabetización digital.

Las alianzas público-privadas cada día más relevantes deben fomentar el desarrollo tecnológico de los países, no sólo para crear una infraestructura que les permita ser más eficientes y productivos, sino también para fomentar mejores niveles de educación y propiciar un mayor desarrollo socioeconómico integral.

En definitiva, el derroche, el egoísmo y el individualismo, no pueden seguir siendo los gérmenes de la marginación, la segregación, la exclusión social, la deshumanización y la autodestrucción del sistema.

_________

(1) La idea de la “Regulación Inteligente”, proviene de una serie de directrices trabajadas en el transcurso del año 2010 en el seno de la Unión Económica Europea, dirigidas a posicionar la industria y  las grandes empresas de la unión,  entre ellas Telefónica de España, con pérdidas acumuladas en los últimos 5 años en Colombia,  sobre un mejor marco regulatorio  “más estratégico, sencillo, comprensible, efectivo y aplicable”, tanto en Europa como en los países donde se tienen intereses.

En su comunicación "Normativa inteligente en la UE" (octubre de 2010), la Comisión bajo el interés de prohijar  una mayor calidad, eficacia y pertinencia de la legislación europea, sentó las bases para  evaluar el efecto de la legislación a lo largo de todo el ciclo de formulación de políticas, de tal forma que  se identifiquen las ventajas, sus costos, las respuestas de los usuarios, e impactos, simplificando las normas y mejorando la transposición, aplicación y ejecución de la legislación.