Facebook Twitter Google +1     Admin

Por quién tiene la obligación de VOTAR!!!

por adecintel el 13/03/2010 13:58, en ARTICULOS Y ESTUDIOS

20100313185849-presentacion1.gif

 

 

 

 

 

Nos hubiera gustado dejar una hoja en blanco para que los amigos, familiares conocidos, afiliados, referidos y ciudadanos que tengan la oportunidad de leer esta nota, respondieran “democráticamente” a esta imperativa frase.

Como no es factible en este momento, en forma facilista podríamos cumplir la tarea reproduciendo los artículos de Rudolf Hommes (Votar con la cabeza y con el corazón) y Elizabeth Ungar (Por quien no votar), redireccionarlos a páginas como vote2010 (Votar acompañado de una cartilla), Colombia.Com (Votar en forma “programática”), e infinidad de editoriales de diarios como El Espectador, El Tiempo, La Patria, El Heraldo, El Colombiano, etc., (Votar, Votar, Votar) o unilateralmente correr el riego de imponerles por medio de este artículo “Por quien tiene la obligación de Votar”, para éste y todos los procesos electorales que se avecinan, si lo consideran procedente y nos disculpan el atrevimiento.

En tal sentido recordemos que en la vida política del sufragante se tienen varias etapas, estadios o momentos, lo cual nos ubica en una determinada franja de la apetecida “masa electoral del momento”.

Sin lugar a dudas en una de ellas están cada una de los apreciados lectores.

A la cabeza, se ubican las personas que prácticamente no tienen o presumen no tener vínculos con la clase política. El voto a cautivar dirían algunos. Son los que a las 5:00 pm encienden la radio para saber los resultados electorales y al día siguiente devoran la prensa.

Seguidamente, los que llegan a entender que gústeles o no, ésta influye directa o indirectamente en todos los espacios de la sociedad, y que al no ser obligatorio, con “valor patriótico” y “conscientemente” votan de opinión o no votan, según el ánimo y prioridades personales del dia.

Continúan los que piensan en escoger un buen partido, acercándose “responsablemente” a él, escudriñando sus planteamientos y analizando qué tanto se acomoda a sus intereses, para proceder a elegir al candidato perfecto. Persona de intachable hoja de vida, y que sin duda proyectará un ideal de país y lo más importante, que posea una fuerte estructura ética que le permita llevar a la práctica los postulados del partido. Pasa el fin de semana electoral fuera de la ciudad o viendo TV y mayoritariamente nunca han votado.

En cuarto lugar están los que en forma acuciosa y analítica, estudian la ciencia y real “polititic”, y una vez decantada su plataforma programática, líneas de acción y su consolidado axiológico, racional o conscientemente ejercen su derecho al voto, equivocándome una vez tras otra.

A renglón seguido están los más cercanos de las casas, empresas y campañas electorales, que fervientemente participan, para estimular la participación y fortalecer la democracia. Funcionarios Públicos, Contratistas, Expertos “Politólogos” y la Crema de los Partidos están aquí con Mayúscula.

En sexto renglón los militantes cambiantes de partido, que en forma pragmática desde un principio tasan su aporte a la campaña, adquiriendo compromisos recíprocos “medibles”, que votan secretamente y hacen votar, una, dos, tres y hasta mas veces a sus bases de datos.

Continuamos con los votantes que se contagian por coyuntura o necesidad, entusiastas del proceso, visibles en cocteles y reuniones de Comité. Siempre a la espera de la palmada del candidato y la prometida reciprocidad, para qué en igualdad de condiciones le permita realizarse laboralmente. Votan a prima hora cual pájaro Azulito Altoandino y al final de la jornada electoral, cual Camarón Rojo, entregan datos fragmentarios de las mesas, que ya a esa hora a nadie interesan.

En penúltimo lugar, están lamentablemente, los votantes que en forma consciente ya sea por necesidad, tradición, oportunidad u otros factores culturales, en forma masiva trasladan su poder al candidato de ocasión por una dádiva. Oscuro, borroso de rimbombante apellido y trayectoria turbia, del que además no es necesario saber el nombre más el si el número y logo, preludio del que mas adelanta usará con vestido de rayas.

Finalmente, esta la franja de sufragantes, que a pesar de todo la historia de horror propiciada por las prácticas de la clase política aun subsiste. Votantes forzados, intimados, presionados, timados, obligados, suplantados o manipulados en su infinita ignorancia o sumisión, ejerciendo el derecho del sufragio electoral a cambio de la vida propia, del puesto o de inclusive nada.

Todas las anteriores categorías de sufragantes, excluyendo la última por obvias razones, son validas y tiene su razón de ser dentro de los patrones culturales, chabacanería y folclorismo de nuestra forma de lo que es “correcto tropical y políticamente hablando”.

Así las cosas, y una vez se haya usted ubicado en la franja que le corresponde o inclusive haya creado una nueva que nos permita retroalimenta nuestra incipiente franja de clásicos votantes colombianos, queremos indicarles en segunda instancia…

…por quién tiene la obligación de VOTAR ésta y las veces que el cuerpo aguante…

¡¡¡..Vote por quien lo haga feliz al momento de depositar el voto, ya que al día siguiente, las cosas seguirán igual y su desencanto será colosal. Al depositar su voto motívese, estimúlese, inspírese, y piense que éste país es la verraquera, es una chimba, es un soye, es bacano, es el mejor cagadero del mundo, la tierra de la farra, playa, brisa y ron...!!!

¡¡¡..Vote por quien durante estas semanas preelectorales le halla brindado mas posibilidades de éxito en su perspectiva personal, el que la haga sentir mas orgulloso, el que lo encante así no sirva para nada, el que le prometa pero que le cumpla, el que pase el test del mejor candidato, el de tradición y linaje, el delfín que retoma la bandera de los inmolados, vote por el ignorante, torpe o estudioso, recuerdo que aun ellos tiene algo positivo que aportar..!!!

¡¡¡..Si definitivamente no encuentra en toda fauna de los tarjetones afinidades, empatías, engranaje, compromiso o cercanía o si lo traicionó la memoria haga lo de Pinocho como en los exámenes de estado....o corra felizmente el riezgo de tirarse el tarjetón !!!

¡¡¡..Y recuerde que este Domingo y todos los domingos de elecciones siempre hay una excelente cartelera para ver y disfrutar, una ciudad para conocer, hay un familiar desvalido o enfermo para visitar, excusas perfectas para NO VOTAR..!!!

COROLARIO:

Las elecciones: Es un deber y un derecho, es libre, es secreto, es electivo y participativo, es individual y personal, es universal.

Ing. Miguel Ospino Rodríguez

Red de Nueva Ciudadanía.