Facebook Twitter Google +1     Admin

Venta callejera de minutos, otra ‘plaga’ incontrolable

por adecintel el 05/04/2009 11:46, en EXPRESION Social

http://www.elheraldo.com.co/ELHERALDO/BancoConocimiento/L/loventa_callejera_de_minutos_otra_plaga_incontrolable/loventa_callejera_de_minutos_otra_plaga_incontrolable.asp

 

Venta callejera de minutos, otra ‘plaga’ incontrolable En cualquier esquina o cuadra de la ciudad se pueden ver estos letreros, lo que muestra que la venta de minutos a celular en las calles.  Es un fenómeno que crece sin control.

Por REDACCIóN LOCAL

Cuando Andrés Contreras se queda sin minutos en su celular y debe hacer una llamada urgente, solo tiene que caminar unos pasos. La solución es una reventa de minutos instalada en la esquina de su casa en la calle 76 con 43.  Si no consigue allí el operador que busca lo encuentra cruzando la calle, donde están ubicadas dos mesas más para llamadas. “Estos ‘chuzos’ son como una plaga porque se encuentran en cualquier casa o esquina”, expresó.

Eso que afirma Contreras es lo que hoy se ve en las calles de Barranquilla: letreros llamativos de ‘Llamadas’ o ‘Minutos a celular’ pegados en vallas, paredes, árboles o colgados en los techos. Por donde quiera que uno camine encuentra una mesa en la que venden minutos, al igual que una ‘mototaxi’. Ambos fenómenos crecieron y crecieron sin que nadie los controlara.

En una indagación de EL HERALDO, ciudadanos encuestados afirmaron que usan las llamadas porque son accesibles y les permiten ahorrar más dinero que llamando desde otro sistema o comprando tarjetas prepago, y mucho más que afiliándose a un plan de minutos.

El ‘boom’ de la venta callejera de minutos va de la mano con el auge del uso de celulares en todo el país y el mundo. De acuerdo con la Comisión de Regulación de Telecomunicaciones (CRT), la telefonía móvil es la que genera mayores ingresos al sector.

Un informe del Ministerio de Comunicaciones indica que a diciembre de 2007, 33.941.118 colombianos eran usuarios del servicio. La cifra revela un importante crecimiento en comparación con los 29.762.715 de 2006 y los 21.849.993 de 2005. 

Para la CRT, el uso de la telefonía fija se ha mantenido en los últimos años, anualmente ha crecido en 1,5% y a diciembre de 2007 había 7 millones 326 mil líneas en servicio. Sin embargo, el rezago de este servicio se evidencia en que, en promedio, por cada teléfono fijo hay 5 celulares en el país.

Dependiendo de cómo se le mire, la reventa de minutos es un problema para el comercio organizado porque representa una competencia ilegal, pero hay quienes destacan que ha sido un alivio para su situación económica.

Carmen López, por ejemplo, ubicó, hace cuatro años, una mesa de llamadas en el corredor de una panadería en la calle 53 con carrera 52, y con ello solventa algunos gastos de su casa. Su negocio está conformado por cuatro celulares de distintos operadores y vende los minutos a 200 pesos entre semana, y a 250 los sábados y domingos

“Esto deja ganancias, pero hay que saberlo administrar porque si no se deja la plata para pagar el plan le cortan el servicio a uno”, aseguró la señora López, a quien no le preocupa la competencia que le montaron varios vecinos en la misma cuadra.

EL HERALDO quiso hablar con las empresas de telefonía móvil legalmente constituidas, pero en Comcel informaron que el Gerente comercial estaba fuera de la ciudad, y en la oficina principal de Tigo no dieron declaraciones. Un representante de Movistar indicó que no tienen ningún tipo de convenio o negocio con los ‘SAI callejeros’, y recalcó que, a diferencia de los revendedores de minutos, esta empresa ofrece tarifas económicas y mejores servicios a los usuarios.

Según el Instituto Distrital de Urbanismo y Control (Iduc), la mayoría de estos pequeños negocios invade el espacio público y viola las normas establecidas en el Plan de Ordenamiento Territorial (POT). El organismo informó que no maneja información específica sobre cuántos hay en toda la ciudad.

“También cooperan con la contaminación visual y tenemos la responsabilidad de controlarlos, pero no es fácil hacerlo. En la medida en que vamos mirando, decomisamos los avisos u otros elementos. Hacemos un control momentáneo porque, por lo pronto, no podemos hacer más”, indicó el gerente del Iduc, Jorge Rosales.